Los mercadillos navideños que no puedes perderte

11.11.2019

Categoria : Cityguide

noviembre 13th, 2019

Sabemos que aún es pronto y que seguramente a muchos de vosotros oír hablar ya de Navidad os produzca rechazo, pero en Kiabi , que somos amantes del buen rollismo y de la felicidad sin límites, nos apetece ya adentraros en el espíritu navideño y proponeros algunos planes estupendos para que los vayáis dejando anotados en la agenda. Y qué mejor plan que pasearse por aquellos mercadillos que merecen una visita en busca de regalos y curiosidades. ¡Empezamos!

El mercadillo de la Plaza Mayor es uno de los más famosos de España. Tiene su origen en el siglo XVII, pero el mercado que conocemos, con las casetas, se establece en la década de 1980. Nuestro consejo es que os acerquéis simplemente a pasear, y si sois amantes de la fotografía, a captar detalles e instantes. ¡Vais a encontrar cientos de momentos!

En Zaragoza, en plena Plaza del Pilar, además de un montón de puestos con curiosidades y adornos, hay tabernas para el “picoteo”, atracciones, pista de hielo, actuaciones y atracciones…

En Barcelona se celebra la Feria Santa Lucía que es el mercadillo de Navidad más antiguo de España. Y desde hace poco, en Valencia, se celebra uno muy especial en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que atrae a numerosos turistas y visitantes porque tiene talleres, actuaciones, teatro de marionetas…

En la Plaza Nueva de Sevilla es célebre su mercadillo que además de las tradicionales figuritas, tiene también mucha artesanía y cerámica. Y en Bilbao no podéis dejar de visitar la Feria de Santo Tomás, que se celebra junto a la ría, frente al teatro Arriaga, con productos de artesanía, txakolí, queso, nueces, chorizo… ¡Un montón de delicias! También hay repostería y regalos en el Mercadillo de la Plaza de Quintana de Santiago de Compostela.

mercadillo santiago de compostela

Pero si sois unos afortunados y tenéis pensado viajar en Navidad, tal vez tengáis algunos de estos destinos en mente: Tirol, Austria, Alemania, Croacia, Vieja, Suiza, Inglaterra… Sabed que en algunas de sus ciudades se celebran algunos de los mercadillos más importantes del mundo, donde no falta el colorido de las luces, los adornos, y el espíritu festivo y más entrañable se vive de una manera muy especial.

El primer mercadillo navideño celebrado en Europa se inauguró en Estrasburgo en 1570. Desde entonces ha servido como modelo para el resto de eventos de este tipo que se celebran en el resto del continente. Se celebra en el barrio de Grand Ile, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, lo que hace que aún sea mayor el encanto de los más de 300 puestecitos repletos de artesanía alsaciana. Un plus es que hay una zona dedicada al comercio justo y las nuevas formas de consumo de la economía social. Y además acoge a más de 100 organizaciones humanitarias que recuerdan la necesidad de compartir con los demás.

En Alemania hay varios espacios especiales e imprescindibles. Es sin duda, el destino navideño por excelencia. Uno de ellos es el mercadillo de Stutgart del que hay reseñas desde 1692. Se celebra en varios puntos de la ciudad y como curiosidad tiene un trenecito de vapor, más de 60 conciertos y una zona dedicada exclusivamente a la venta de antigüedades. Otro de los imprescindibles de Alemania es el Mercadillo de Colonia. Allí una vez a la semana, Santa Claus llega a caballo para conocer a los niños y niñas.

Más de 20.000 m2 conforman la superficie del mercadillo de Múnich, en el que se vende tanto artesanía bávara típica (cristal pintado a mano, chaquetas de piel de oveja…) como especialidades de la comarca (licores de hierbas, tartas de frutas…). El de Augsburg es uno de los mercadillos más antiguos de Alemania, se empezó a celebrar en el siglo XV. Se extiende por varias calles y en una de ellas se recrea la historia de El Cascanueces con marionetas en sus escaparates..

Otro de los mercadillos más importantes de Alemania es el Erfurter Weihnachtsmarkt, que se celebra en el corazón de esta preciosa ciudad medieval.

mercadillo de Alemania

Y no podíamos dejar de hablar de Berlín. En esta ciudad tan ecléctica e impactante se celebran cinco mercadillos. El de Gendarmenmarkt es el más grande e importante con un espectacular emplazamiento, lleno de artesanía y productos típicos, como el chocolate blanco caliente o la manzana frita.

Si viajáis a Praga, las plazas de la ciudad se visten con los colores típicos de la época, el verde, el blanco, el rojo y el oro. Prepararos para probar las delicias típicas del país, como el svařák -un riquísimo vino dulce- o el jamón asado. También merece la pena acercarse a Tallín donde te darán la bienvenida con especialidades típicas como la morcilla y el chucrut. Además, es uno de los mercadillos más preciosos e inolvidables del mundo. ¡Tomad nota!

En Budapest tienen cabida las músicas del mundo, además del folk, jazz, blues, soul, teatro de marioneta y todo tipo de shows. No dejéis de probar el strudel, el flódni (un pastel tradicional judío con nueces, semillas de amapola y ciruelas) y los lángos (un popular pan frito a base de harina con levadura fresca sobre el que se sirven toppings).

En Londres lo mejor es visitar Winter Wonderland, el parque temático que se instala en Hyde Park con mercadillos, atracciones, pistas de hielo, la recreación de un pueblo tipo alpino con cabañas, espectáculos para peques, circo…

navidad en Londres

En Edimburgo hay dos mercadillos a los que acudir. El que está situado en el centro de la ciudad es el más espectacular gracias a Santa Land con zona de atracciones de feria, mercado con regalos solo para niños y la casita de Santa Claus. Además, instalan una pista de hielo, y el 30 de diciembre se celebra la tradicional cabalgata de antorchas de Hogmanay, la espectacular Nochevieja escocesa, que culmina con una gigantesca fiesta callejera al día siguiente.

En San Galo, Suiza, declarado Patrimonio de la Humanidad, se encienden más de 18.000 luces navideñas, tanto en las calles como en el llamativo árbol de 20 metros que corona la plaza principal. Además, la preciosa catedral también se suma a la celebración acogiendo diversos conciertos, un mercadillo gastronómico y lecturas. ¡No te vayas sin probar la raclette y ver la cabalgata de Papá Noel!

También en Suiza vais a encontrar el Mercadillo de Rapperswil-Jona, donde su casco antiguo medieval se engalana con un belén a tamaño real y un carrusel para los más pequeños. Además, podréis probar productos artesanales y delicias como el clásico chocolate caliente suizo o la fondue.

Si habéis visitado Brujas en Bélgica ya sabréis que parece una ciudad sacada de un cuento. En Navidad se embellece aún más con una gran pista de hielo que se rodea de pequeños chalecitos de madera que venden gofres, chocolates, cerveza y elegantes adornos navideños.

Si lo vuestro son los belenes a tamaño real, el de Graz en Austria, te aseguramos que no te va a decepcionar. Y en Basilea, Suiza, se instalan más de 180 puestos en los que podemos encontrar desde piezas de artesanía hasta delicias como los Basler Läckerli (un pan de jengibre tradicional, elaborado con harina de trigo, miel, fruta confitada y frutos secos), salchichas asadas o gofres.

En el Mercadillo en la Rathausplatz de Viena, la Navidad desprende un dulce olor a canela y ponche caliente. Se instala una enorme pista de patinaje sobre hielo y además un montón de atracciones para los más pequeños.

Navidad en Viena

Italia es pura belleza en cualquier época del año y la Navidad cobra protagonismo absoluto en este país. En el en Tirol del Sur, encontramos Bolzano que cada año adorna la Piazza Walther con luces navideñas y más de ochenta puestos con coquetos objetos tallados en madera, cerámicas de Thun y delicias locales como los canederli (bolas de pan con speck) o caldos como el vin brulè (vino dulce y caliente con canela).

En Croacia los conciertos cobran protagonismo junto con un belén viviente, una pista de patinaje sobre hielo y el aroma a štrukle (hojaldre caliente relleno de queso). Vas a disfrutar de una atmósfera capaz de conquistar a cualquiera.

Y terminamos en París. Son muchos los mercadillos que adornan la ciudad en esta época, pero uno de los más famosos es el que se extiende en Mail Branly, a los pies de la Torre Eiffel. Allí encontrarás varios puestecitos donde tomar algo caliente y encontrar un regalo de última hora. En Notre-Dame, por su parte, el mercado navideño ha sido impulsado por los mismos artistas y artesanos de la zona, así que posee una enorme variedad de joyería, cerámica, esculturas, trabajo en metal, textiles, pinturas… Y por supuesto, comida tradicional, como foie, salchichas y macarons. No te pierdas tampoco el Village Noél en La Défense, con más de 10.000 metros cuadrados dedicados a La Navidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
  • La sociedad KIABI ESPAÑA KSCE, y la sociedad BUNSHA, son conjuntamente responsables del procesamiento de tus datos personales.
  • Los datos recopilados serán utilizados para gestionar los comentarios que desees realizar en nuestro blog.kiabi.
  • Los datos recopilados también pueden ser utilizados para realizar análisis de las preferencias del usuario.
  • Durante el proceso de recogida de datos, el usuario será informado de qué datos debe facilitar de forma obligatoria, estando estos datos identificados con un asterisco “ * “.
  • En caso de que el usuario no facilitara alguno de dichos datos obligatorios, será imposible realizar su tratamiento y por tanto no podrá acceder a ciertos servicios.
  • El usuario podrá ejercer, respecto de los datos recabados conforme a lo previsto en los párrafos anteriores, los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación del tratamiento, y oposición, poniéndose en contacto con contacto@kiabi.com o, en caso de dificultades, enviando un correo electrónico a la siguiente dirección de correo electrónico: dataprotectionofficer@kiabi.com
  • Así como presentar una reclamación ante la autoridad de control: www.aepd.es  

Política de privacidad - Política de cesión de derechos de imagen